jueves, 9 de junio de 2011

BdeBARRO POR EL MUNDO: TIERRA SANTA


Es una tierra muy parecida a la nuestra: el norte (Galilea) es verde y fértil: naranjos, maiz, trigo, olivos milenarios, flores de mil colores...como la costa mediterránea. Conforme se va hacia el sur aparece el desierto (Judea) impresionante...recordando a los Monegros.

Y la cerámica presente en rincones, fachadas, tiendas...como esta tinaja decorando un olivo en el Monte Carmelo en Haifa.


Había mosaicos en todas las iglesias, aunque también en alguna fachada o banco, como estos en un museo a orillas del Mar de Galilea.




También hay representación aragonesa en la iglesia de la Anunciación en Nazaret.



Aunque no hay visto talleres de alfarería, pensaba que iba a haber más, el barro ha sido un material básico en la vida cotidiana, aunque ahora sean recuerdos turísticos: tinajas de vino en Caná de Galilea, vajilla en Jericó y un “belén” de barro en Belén.






Y la cerámica árabe como la Mezquita de Al-Aqsa de Jerusalén.



Además, al lado del Mar Muerto, la antigua secta de los Esenios en Qumrán: dedicados a transcribir el Antiguo Testamento a la luz de candiles de barro que luego guardaron en tinajas enormes que conservaron los rollos durante 19 siglos.






En fin, una tierra para experimentar y disfrutar, aunque los muros de la vergüenza y las ametralladoras están, por desgracia, demasiado presentes en la vida cotidiana.

Arancha.