martes, 8 de marzo de 2011

Hay que ser cerdo!

Ya es el segundo post que le dedicamos en nuestro blog Bdebarro a esta especie tan simpática.
Pero es que los cerditos de Maite lo merecen, aunque no están para comérselos por el riesgo de dejarse un diente, dan ganas de echarles algo.
Son totalmente artesanales, están fabricados en diferentes colores de arcilla y cada cerdito tiene una expresión única, no hay dos iguales ni parecidos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario